El FBI ha encontrado el jersey que le robaron al quarterback de los New England Patriots en el Super Bowl LI. Según la NFL, la prenda estaba en posesión de un miembro de la prensa internacional.