Jugar a hacer equilibrio con sus zapatos no es una celebración sin sentido. A Neymar le encantan las fiestas y de allí parte la historia.