Los Clásicos ya se quedaron sin este ingrediente, pero el próximo cara a cara puede traer consigo un gran clima de revancha.