Luego del gol del ecuatoriano al liquidar el partido, el técnico portugués celebra de manera burlona.