El egipcio se ha convertido en el jugador más querido de la afición del Liverpool en la Premier League.