La llegada de Cristian Insaurralde es solo un ejemplo de cómo la escuadra de Coapa no hace todo lo que Miguel Herrera quiere.