Horarios

El Barcelona le metió cinco al Espanyol

Martín Onti: La "Manita"

BARCELONA, España.- La "Manita" es un término que en el fútbol es ampliamente entendido como un resultado catastrófico para quien lo sufre y reconfortante para quien lo genera. Significa que un 5-0 endosado a un adversario marca un abismo futbolístico y un silencioso resguardo de críticas. Esta semana se han producido dos marcadores por tales cifras en dos ligas diferentes de Europa -la española y la francesa- que obligan por circunstancias de cercanas relaciones deportivas, a una comparación que explique lo que esto ha significado para cada club y un somero análisis de lo que podría traer aparejado el futuro para cada uno de ellos.

En dos grandes capitales europeas como son París y Barcelona, esta última con un próximo referendum que apunta a una independencia deseada desde siempre, sus equipos insignias, como son el Paris Saint-Germain y el FC Barcelona, lograron tan elocuentes resultados que conduce a pensar que los números fueron el fiel reflejo de lo sucedido en el juego y lo que uno debería esperar de ambas entidades de aquí en adelante… pues, nada más alejado de la perspectiva de una realidad compleja que se adivina entre bambalinas.

Comencemos por los galos y esa "manita" que el conjunto de Unai Emery le propinó al Metz. Un encuentro en el que la máxima atracción era el debut del ex monegasco Kylian Mbappé en un tridente de ensueño junto a Neymar Jr. y Edinson Cavani, que otorga a los parisinos el derecho a soñar con el gran despegue del fútbol francés en el ámbito internacional y reclamar una categoría de la que hoy evidentemente adolece.

En Francia, convengamos que al margen del conjunto del Parque de los Príncipes y el Mónaco del Principado poco se puede esperar del resto de los componentes de la Ligue 1, el PSG fue categórico ante el mediocre Metz, a quienes vapulearon con una efectividad más lógica de la inercia existencialista de la ‘entidad qatarí’ que del fútbol general desplegado por el once parisino. Anotaron sus estrellas, eso sí, pero poco más que nos dé indicaciones abrumadoras que tras fronteras, los de Emery vayan a lograr enamorar al mundo.

En España, volvió a ganar el Barça en la Liga, esta vez en el derbi de la Ciudad Condal y a costa de un incompetente Español de Barcelona. La escuadra de Ernesto Valverde volvió a dar signos de una cada vez más extrema dependencia de Lionel Messi, con sólo pincelazos de sus otras figuras que quedan opacas ante el brillo del argentino. Un conjunto blaugrana que necesita más tiempo para coger la confianza perdida este verano con la rotura de MSN, y la esperanza de que Ousmane Dembélé afine esas intenciones que a cuentagotas mostró anoche en el Camp Nou en su debut vestido de azulgrana.

Dos "manitas" engañosas si de ver la realidad con lupa se trata. Ganaron los protagonistas de las transacciones económicas más insultantes del fútbol moderno, y lo hicieron más por el respeto de sus rivales a sus pergaminos que por los méritos avalados desde propuestas futbolísticas, por ahora, disfrazadas detrás del dinero y la historia.

Tags: