Los hincas del Barça fueron pacientes y esperaron el momento para recibirlo con todos los hierros. O mejor, con todos los insultos.