Con música, bailes, gritos y porras, la afición mexicana muestra su incondicional aporo al Tri frente a Curazao en la Copa Oro.