La casa de los rojiblanco estuvo de manteles largos al recibir la Gran Final ante Monarcas, sitio donde ambas aficiones convivieron de manera sana y divertida.