Horarios

Orgullo y tristeza en la selección de Japón

VANCOUVER, Canadá.- Aunque hayan perdido el título de campeonas de la Copa Mundial Femenina de la FIFA™, las japonesas conservaron su orgullo al exhibir la resistencia y la fortaleza psicológica que las caracterizan. Contra todo pronóstico, Japón tuvo un inicio desastroso en Vancouver, al verse con un 4-0 en contra en el minuto 16, con una tripleta de Carli Lloyd en trece minutos, antes de terminar perdiendo por 5-2.

Un comienzo semejante hubiera destrozado a la mayoría de los equipos. Pero el aguante de las japonesas es sobradamente conocido, y fue uno de los factores que le permitieron alcanzar una segunda final consecutiva del Mundial Femenino, después de encadenar seis victorias por un solo gol de diferencia. Ese espíritu empezó hace cuatro años, en Alemania 2011, donde el combinado nipón remontó dos veces un marcador adverso y acabó alzando su primer título mundialista tras vencer a Estados Unidos en la tanda de penales de la final.

Esta vez no se recuperaría del revés inicial, pero aun así obligó al conjunto de las Barras y Estrellas a emplearse a fondo en todo momento, al ver puerta en dos ocasiones y llegar incluso a imponerse por muy poco en cuanto a posesión de la pelota. “No hemos tenido la calidad necesaria para contrarrestar el juego de Estados Unidos en esta final”, declaraba Yuki Ogimi, autora de un tanto, a FIFA.com. “Hay que admitir que hoy no ha sido así. En ese sentido, Estados Unidos fue mejor que nosotras”.

“El rival utilizó muchas jugadas a balón parado, no supimos replicar al principio del partido y enseguida nos encontramos con dos goles en contra. Luego recibimos el tercero y el cuarto muy rápido. Pero pronto encontramos nuestro ritmo y recortamos distancias con dos tantos, aunque al final no tuvimos la habilidad suficiente para volver a meternos de verdad en el partido”.

Ogimi se mostraba meditabunda después del choque. Firmó una sensacional diana, típica de una delantera, en una acción en la que dejó atrás a su marcadora, Julie Johnston, y batió con gran sangre fría a Hope Solo, poniendo fin a la larga racha de imbatibilidad de la norteamericana en el torneo. Pero, al preguntársele cómo estaban los ánimos en el vestuario, describió un panorama positivo. “Estamos orgullosas de ser subcampeonas, en ese aspecto el equipo está contento”, afirmó. “Ésta es la última vez que estamos juntas en este torneo, ahora estamos disfrutando de estos momentos que nos quedan juntas”.

 

“Tenía la impresión de que podía lograr algo en esta final y mostrar el progreso que he realizado en estos cuatro años en un plano personal. Me alegro de haber conseguido algo [marcar], aunque no ha servido para que el equipo gane, así que en ese sentido sí lo lamento”.

Pensar únicamente en la victoria 

A pesar de no haber podido vencer a Estados Unidos en sus cuatro enfrentamientos anteriores, Ogimi señaló que las Nadeshiko no pensaban en nada que no fuese el triunfo. “No nos imaginábamos que fuésemos a perder. El único escenario que contemplábamos era ganar este partido”, confesó. “Pero hoy nos faltó algo, y el resultado no ha acompañado. Creo que hemos progresado en este torneo. Sí encontramos una fuerza adicional para ir superando las distintas fases. El ambiente que había en el equipo antes del partido era el mismo que hace cuatro años”.

El seleccionador de Japón, Norio Sasaki, lamentó la falta de concentración inicial, que costó a su equipo dos goles en sendas jugadas a balón parado, pero no dejó de elogiar a sus futbolistas por haber llegado a la final. “Tengo la sensación de que el equipo pudo haber estado algo más concentrado, aunque se esforzó hasta el último minuto”, reconoció el técnico. “La selección era la defensora del título, y estoy seguro de que ha estado sometida a muchas presiones durante estos cuatro años, pero fue capaz de sobreponerse a esas circunstancias y llegar hasta aquí. Y el hecho de haber alcanzado las dos finales ha sido un éxito”.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!