Tras un tiro de esquina John Stones conecta de cabeza y cuando ya festejaba, aparece el despeje salvador de Šime Vrsaljko.