En medio de la euforia por el gol de Mandzukic, este fotógrafo rodó como Neymar. Pero pasó de víctima a ser muy afortunado en apenas un instante.