Horarios

Ya fueron los goles, las dramáticas tandas de penales, la euforia desatada y los rostros desencajados por la derrota. Esto es lo que no se vio.