Tras una gran jugada de ataque Inglaterra se pierde el gol en los pies de Jesse Lingard por pocos centímetros.