Los de Deschamps han igualado las cinco finales en las últimas dos décadas de Brasil y Argentina, aunque son líderes en Mundiales.