Por primera vez en su historia, Portugal levanta el trofeo de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA al ganarle a Tahití 5 a 3.