Pusimos a prueba a los rusos en Moscú y los resultados son para estallar de risa. Espera a que compruebes que los idiomas de pronto se parecen más de lo que crees.