A este sordo y castrado minino lo "contrataron" para adivinar los resultados de la Copa Confederaciones, pero su tarea se convirtió en una tortura.